Problemas de autoconcepto y autoestima

Quizá sientas que siempre has tenido una imagen negativa de tu persona porque has crecido en un ambiente en el que las condiciones no han cultivado el sentimiento de valía que todo ser humano merece.

También, puedes sentir que el autoconcepto positivo que venías forjando ha sido quebrado por algún acontecimiento presente que haya tenido un impacto fuerte sobre él, como una ruptura de pareja, un conflicto de amistad, o por la sensación de fracaso al no conseguir algún objetivo que habías estado luchando.

Incluso, más allá de experiencias personales cercanas, vivimos en un marco social de roles de género todavía potentes que, tanto a mujeres como a hombres, cada día nos afecta consciente e inconscientemente en la idea de cómo deberíamos ser, y eso recae contundentemente sobre nuestro amor propio.

La autoestima es una cualidad de nuestra identidad que está en continuo cambio y que se retroalimenta día a día de las experiencias que vamos viviendo. Por este motivo, es vulnerable a ser deteriorada pero, por el mismo motivo, siempre estamos a tiempo de cultivar creencias más realistas y acciones de autocuidado que nos hagan sentir ni fantásticos ni fabulosas, sino en paz con nuestra identidad tal y como es, con sus más y sus menos.

Es un aspecto muy importante que se puede trabajar en terapia dando una tregua a nuestro interior y trabajando, no desde el miedo a lo que no queremos ser, sino desde el autoconocimiento y la aceptación de quienes somos, cuidándonos diariamente y construyendo un proyecto de vida coherente con nuestros valores.

 

Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.
La identidad no es una pieza de museo, quietecita en la vitrina,
sino la siempre asombrosa síntesis de las contradicciones nuestras de cada día.

Eduardo Galeano