Dificultades en las relaciones afectivas

Somos animales sociales y, por tanto, relacionarnos con los demás suele aportarnos los momentos que sentimos como felicidad plena. No obstante, las relaciones a veces también se convierten en un foco de malestar.  Si es tu caso, es posible que sientas que tienes problemas para construir vínculos sanos, bien porque te hacen daño, porque haces daño, o porque ambas personas acabáis lastimadas.

Quizá sientas que te cuesta confiar en la otra persona, o que te sobrevenga un miedo intenso cuando una relación comienza a ser más íntima, que incluso eso te lleve a distanciarte o romper el contacto.

Puede que tu preocupación sea la contraria, que tengas un aferro muy fuerte con alguien y esto te agobie porque sientas que hayas perdido tu individualidad, tus proyectos y el resto de tu vida social. Quizá te gustaría aprender a vivir la relación de otra manera porque realmente no quieres perder a esa persona, pero tampoco perderte a ti.

También puede darse el caso en el que valores que ya no te está haciendo feliz, pero sientas que no puedes renunciar a esa relación a pesar de las consecuencias negativas.

Por otro lado, también ocurre que algunas personas no se sienten comprendidas o valoradas, y eso les lleva a malentendidos y conflictos, o quizá a resignarse y vivir para los demás por la sensación de no tener el derecho a pedir más, apagando su espíritu propio poco a poco.

Estas situaciones ocurren en la construcción de los vínculos, que pueden ser relaciones sentimentales, ya que suelen tener un componente de intimidad grande, pero también relaciones de amistad, familiares y, en general, del entorno con el que convivimos habitualmente.

El ambiente con el que hemos crecido en casa y las experiencias que hemos ido viviendo afectan a nuestro modo de relacionarnos. Dependiendo de cómo estas hayan sido, hemos podido desarrollar determinados mecanismos de defensa que hoy en día, paradójicamente, nos hacen sentir más vulnerables a la hora de vincularnos.

En terapia, se pueden explorar cuáles son tus modos de relacionarte y trabajar desde el autoconocimiento para vincularte de una manera sana con los demás al mismo tiempo que se potencia el amor propio.

 

El amor solo es posible cuando dos personas se comunican entre sí
desde el centro de sus existencias.
Erich Fromm