Pérdidas significativas y procesos de duelo

El duelo es una respuesta natural que tenemos todas las personas, es el nombre con el que se hace referencia al proceso que transitamos cuando sufrimos una pérdida.

En general, solemos relacionar el duelo con la muerte de un ser querido. No obstante, cuando hablamos de pérdidas significativas también hacemos referencia a otro tipo de acontecimientos que requieren realizar un proceso personal: una ruptura de pareja; un aborto; la pérdida de un trabajo o de salud por causa de una enfermedad; un cambio de domicilio o de estilo de vida; y en definitiva, un proyecto de vida truncado.

Si bien en algunos momentos contamos con los recursos personales y una red de apoyo que nos sirven de sostén para elaborar el duelo, también hay ocasiones en las que tener un apoyo profesional se vuelve necesario para que la situación no se enquiste de manera traumática.

El proceso terapéutico facilita la elaboración y recolocación de la pérdida, desde un sentido propio, al mismo tiempo que aporta dirección y sostén para la reconstrucción del día a día y la proyección de un futuro en el que haya lugar para la esperanza.